INTRODUCCIÓN

LA PLANTA.
El cáñamo es una planta herbácea, angiosperma, dicotiledónea del orden de las urticales y de la familia de las cannabáceas. La marihuana y el cáñamo son la misma planta, la ``cannabis sativa", existiendo múltiples variedades. La diferencia estriba en la cantidad de resina y su contenido de THC, tamaño y número de cogollos, forma de las hojas, altura de la planta, aroma, origen, etc. 

El THC o tetrahidrocanabinol es una substancia psicotrópica que se halla presente en la resina. Cuanto mayor sea el porcentaje de dicha substancia presente en la marihuana, de mejor calidad será esta. La resina además del THC también contiene otras substancias muy similares al THC, pero no psicoactivas que son el Cannabidiol (CBD) y el Cannabinol (CBN). Estas substancias parecen ser las que determinan el olor y el sabor de la resina. El cáñamo común contiene gran cantidad de estas substancias en sus flores, pero un bajo contenido de THC, a veces inapreciable. 

La sativa común presenta mas contenido de THC cuanto más tropical sea su cultivo, o dicho de otro modo tiende a cañamizarse cuanto más se aleje del trópico, siempre en condiciones naturales. En África se encuentran sativas de gran potencia, así como en el Caribe y América latina. La variedad Indica de la C. sativa crece en Asia, son plantas más bajas muy ramificadas con grandes cogollos muy resinosos. Las sativas comunes tropicales crecen más espigadas y con cogollos de menor tamaño, su subida es más cerebral y más rápida. La variedad Ruderalis crece en el norte de Europa y presenta cantidades variables de THC al igual que algunos cáñamos. Al plantar una semilla tropical en nuestro clima, si las condiciones le son favorables, puede mantener el vigor, pero a lo largo de generaciones tendería a cañamizarse.